Parque Nacional Santa Rosa

Parque Nacional Santa Rosa

Como sería la tónica de todo el viaje: amanecimos super pronto y fuimos a una panaderia a tomarnos algunos dulces. Nos costó un poco porque ya desde ayer habíamos observado que Cuajiniquil no era nada turístico.

Al poco rato de amanecer mi padre y yo compartíamos una misma inquietud: nos sentiamos acribillados por los bichos.

Después de desayunar fuimos al Parque Nacional Santa Rosa: es un parque nacional de Guanacaste y patrimonio de la humanidad que conserva la única mancha de bosque tropical seco de Mesoamérica, para llegar desde Cuajiniquil tuvimos que salir del pueblo e ir hasta la carretera principal número 1 en sentido Liberia, al poco rato está el desvío al parque y poco después del desvío está la caseta de acceso al parque. El precio es de 15 $ por persona y el horario de acceso es de 8 a 15:30.

La primera parada que hicimos fue en un mirador (El mirador de las tierras emergidas) famoso porque se puede observar las primeras tierras que se crearon en Costa Rica hace más de 85 millones de años. Mirador Tieeras Emergidas

Luego fuimos al sector conocido como 'La Casona' Sector La Casona del Parque Nacional Santa Rosa

e hicimos el corto sendero del indio desnudo: se llama así porque está repleto de un tipo de árbol que muda su corteza cada cierto tiempo conocido como Indio Desnudo, Sendero del Indio Desnudo

el camino no tiene mucho más salvo una piedra donde hay grabados unos antiguos petroglifos, vimos algún que otro lagarto. Lagarto en el sendero

A continuación fuimos a La Casona : conocido por ser un Museo Histórico que fue el enclave en el que se desarrolló la principal campaña bélica de la historia tica. Además se muestran las costumbres de los sabaneros de la época y datos claves de esa campaña bélica. Carro de los sabaneros

También se pueden ver unos corrales de piedra a la entrada y un Monumento a los Héroes caidos subiendo una pequeña escalera dónde se puede observar la hilera de los principales y más cercanos volcanes de la zona. Hilera de volcanes 1

Hilera de volcanes 2

Volvimos y nos tomamos un ceviche grande exquisito y un cerdo frito en su punto en La Casona con dos rondas cervezas por 15000 ¢.

Por la tarde fuimos a Playa Papaturro y queríamos terminar el día en Playa Junquillal (esta es una playa con bandera azul que pertenece a la red de parques nacionales de la provincia de Guanacaste)

Playa Papaturro es otra playa preciosa y casí desierta, no había apenas un par de familias de ticos.. Playa Papaturro 1

Es una playa muy salvaje. Yo me tumbé unos minutos en el pareo mientras mis padres iban a dar un paseo por la orilla. Playa Papaturro 2

La siesta me duró tán poco.. y la playa era tán salvaje.. tan poco y tan salvaje que a los quince minutos de llegar nos estabamos yendo a toda leche hacia La Cruz.

El motivo:
Una picadura de raya, un local me ayudó a llevar a mi madre a 'la sillita de la reina' hasta el coche, ella pensaba que se moría del dolor insoportable que estaba sufriendo.
Mi padre condució todo lo rápido que sus reflejos le dejaban.
A medida que pasaban los minutos y ibamos dejando atrás las innumerables curvas de la carretera se iba poniendo cada vez más palida.
Llegamos al centro médico o clínica.. y nos atendieron con la calma predominante de un país subtropical.

Hasta tres inyecciones de anestésia para calmar el dolor y una última antibiótica.

Poco a poco empezó a recuperar el color y el calor corporal. Cuando se empezó a sentir relativamente mejor (aunque aún le dolería una hora el dolor), fuimos a pedir la factura y a comprar los medicamentos.

Llegamos a las cabinas de Cuajiniquil, fuimos a pedir agua caliente al bar y compramos un barreño para que Pilar metiera el pie afectado. Al rato ya estaba muchisimo mejor de dolor aunque con el pie super inflamado.

La dejamos medio durmiendo y Gregorio y yo nos fuimos a una marisquería.

Yo pedí unos calamares empanizados (a la romana o rebozados), el pidió un filet de dorado y sopa de mariscos para Pilar; lo acompañamos con unas cervezas. Todo exquisito y lo mejor la sopa que probé al llegar a las cabinas. Me resultó curioso que uno de los camareros era manco.. pero oye se defendia de lujo. Pagamos 19000 ¢ por todo.

Pronto dormidos. Mañana tocaría ir a la zona del norte de Tamarindo: las Playas de Brasilito, Conchal y Flamingo.

Published by

osaluena.jpeg

Oscar Salueña

Ingeniero Informático pero sobre todo viajero empedernido..
No me he ido de viaje y ya estoy pensando en planear el siguiente.
También soy un apasionado del buceo, fotógrafo amateur, amante de las nuevas tecnologías, del arte y necesito la música para vivir.

Si queréis saber más podéis ir al post génesis del blog, a la sección acerca de mí y/o visitar oscarsaluena.es

Add a comment


Comments

  • oXkuLMBEYawGqhyc

    Written on May 13th at 6:44pm by MSLrJOwfI
  • OnGDiruExqJegL

    Written on May 13th at 6:44pm by MmhxWltbni